Planes de Pensiones 2018

Según se va acercando el final de año y empezamos a revisar las posibles inversiones para reducir el IRPF. El producto estrella en estas fechas son los Planes de Pensiones.

Los planes de pensiones son un producto de inversión concebido para ahorrar dinero para completar la pensión de jubilación. Cuando se crearon, en los años 80, la única forma de rescatar el dinero era alcanzar la edad de retiro. Pero poco a poco se fueron añadiendo nuevos supuestos para recuperar los fondos: en caso de paro de larga duración, en caso de amenaza de desahucio de la vivienda habitual…

Actualmente hay una nueva opción, una ventana que permite a los titulares retirar todas las aportaciones que tienen más de 10 años de antigüedad, y esta ventana seria efectiva a partir del año 2025.

Fiscalidad

Las ventajas fiscales quedaron reducidas en el año 2015, de forma que un ahorrador puede desgravarse hasta un máximo de 8.000 euros o hasta el 30% de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Para calcular, por cada 1.000 euros que aporte una persona a su plan de pensiones podrá ahorrar hasta 240 euros en la Declaración de la Renta, suponiendo un tipo marginal del IRPF del 24%.

Los expertos lo tienen claro, las personas a las que les sale más a cuenta aportar son aquellas con unos sueldos altos. Es decir, un partícipe que realice una aportación anual de 8.000 euros, la máxima, podrá obtener un ahorro fiscal de 3.600 euros si sus ingresos son superiores a 60.000 euros al año y por tanto aplica una retención del 45% en el IRPF.

Además, las personas deben saber que si su cónyuge recibe rendimientos inferiores a 8.000 euros al año se puede desgravar 2.500 adicionales. En este caso, se ahorraría hasta 1.125 euros (para un tipo marginal del 45%).

Rescate

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es el momento del rescate. Ya que como lo rescatemos puede marcar los beneficios que hayamos obtenido.  La tributación depende de la forma de rescate, ya que los fondos obtenidos se consideran rendimientos del trabajo y aumentan la base imponible.

Así, no es igual hacer un rescate en forma de capital en la que se cobran todos los fondos de una sola vez; en forma de renta, en que se recibe periódicamente una cantidad; en forma mixta y en forma de disposición:que consiste en recibir los fondos a petición del beneficiario sin una periodicidad regular con las limitaciones que se establezcan en las especificaciones de los planes de pensiones.

Si se opta por un rescate en forma de capital, habrá que sumar a los rendimientos de ese ejercicio contable todo el capital rescatado,lo que aumenta de golpe la base imponible del IRPF haciendo que aumente la cantidad de impuestos a pagar.  Lo que hace recomendable el rescate en forma de renta, según las necesidades de cada uno.

Estamos a tu disposición para resolver cualquier duda y consultas de cálculos.

Feliz Semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *